ARCHIVO

PROPUESTAS DE EMPRESAS DEL PARQUE TECNOLÓGICO DEL LITORAL CENTRO

Potenciar lo público y lo privado para dar mejor calidad de vida al ciudadano es la consigna de muchos de los científicos, tecnólogos y empresarios que incuban empresas en el Parque Tecnológico del Litoral Centro (PTLC). “Empezamos a charlar acerca de cómo la tecnología puede solucionar problemas, de qué herramientas tiene. Como al hacer tecnología siempre se analiza el problema, tenemos un ejercicio para diseccionarlo y entendemos que es importante para cuestiones de Estado”, señala Fabián Molinengo, de Dint SA, firma que está asociada a SIM (Sistemas Integrados y Móviles) de Mario Albani.

Las autoridades del Parque pusieron a esta alianza en comunicación con funcionarios municipales locales para buscar alternativas que redunden en mayores niveles de seguridad para el transporte de pasajeros, especialmente en taxis y remises.

“Si bien cada empresa tiene proyectos por separado, estamos trabajando fuerte con el Inti a fin de llevar adelante un proyecto con la Municipalidad de Santa Fe de modo de incorporar tecnología a la Secretaría de Control para el transporte público y privado”, explicó Albani. “Se aprovecha la sinergia de una empresa como Dint, que tiene mucho conocimiento en lo que es la parte de tecnología y de electrónica que hace el desarrollo del equipamiento y el hardware, y nosotros hacemos la parte de software. Nos integramos para brindar una solución integral entre las dos empresas”, acotó.

El proyecto inicial es dotar a taxistas y remiseros de un botón de pánico que al ser pulsado sea recibido en la propia Municipalidad, que tendría el auto georreferenciado en pantalla para informar en forma inmediata a la policía. La herramienta está pensada para evitar los robos que sufren los conductores de vehículos de alquiler. Pero las expectativas de los tecnólogos van mucho más allá y entienden que se puede tener una tarjeta que evite el uso de dinero en efectivo. “Se libera al chofer de tener que manejar dinero y al pasajero, de tener efectivo. Todo ello es posible con una tarjeta inteligente que sirva para taxis y remises e, incluso, se puede extender al servicio de colectivo y hasta al estacionamiento medido” explicó, entusiasmado, Molinengo.

La sinergia entre las firmas que están en la zona de incubadora de empresas del PTLC se inició cuando ambas participaron de una teleconferencia con pares españolas y se fue afianzando en el comedor que tiene el Parque. El gerente del Parque, Amadeo Cellino, fue quien hizo de puente ante autoridades municipales advirtiéndoles que ya habían sido consultadas por otras administraciones provinciales para entender en temas vinculados a la seguridad, como Ushuaia, donde hubo varias muertes de choferes de taxis.

Pulsera para detenidos
Dint tiene avanzado el desarrollo propio de grilletes electrónicos para que los detenidos no estén hacinados en cárceles. Sus directivos admiten que el proyecto ya fue analizado con varios gobiernos provinciales anteriores, pero que ante cada cambio de administración se debe empezar de nuevo la tramitación.

Dint SA está en etapa de incubación y el emprendimiento consiste en la elaboración de un prototipo de comunicación en etapa de precomercialización con capacidad de extraer, manipular, almacenar y enviar datos GPS coligándolos con tiempos y eventos asociados, utilizando entradas digitales y a través de protocolos de transmisión de datos seriales.

Molinengo advierte las diferencias con el sistema de grilletes utilizados en provincia de Buenos Aires -que no han evitado la fuga de detenidos- y asegura que fue pensado teniendo en cuenta la idiosincrasia regional. En cambio, en Buenos Aires se contrató el sistema israelí, que fue diseñado hace 20 años para Estados Unidos.

La firma, además, tiene avanzados proyectos con Córdoba, Salta e incluso San Juan con el objetivo de poder definir un proyecto para sus respectivos servicios penitenciarios.

Bandera libre

Molinengo califica de “tremenda” la relación entre el taxista y el pasajero que sube. “Ninguno sabe nada del otro, el precio se arregla al final, es incierto y puede ocurrir que el pasajero diga que no tiene plata. Ofrecemos un servicio que, al tomarlo el pasajero, tenga un ticket donde, al indicarle el destino, desde la central le señalen el costo, el cual podría ser descontado de una tarjeta, y todo el sistema, auditado por el Estado municipal. El chofer lo único que debe hacer es manejar, como hoy hacen los conductores de colectivos en esta capital”.

Albani señaló que es un proyecto acercado al municipio desde el Parque “brindando el conocimiento de la tecnología para ir mejorando la calidad de vida de los ciudadanos. Con una sola tarjeta prepaga, le sacás al taxista o remisero la tiquetera y la plata y, por lo tanto, no tiene sentido que les roben”.

El objetivo inicial es un sistema de botón de pánico que funcione tipo 911. Estará en un lugar escondido del vehículo; al apretarlo, la recepción la tendrá la Municipalidad, y ésta da aviso en forma inmediata a la policía. “El propio Estado, en este caso el municipio, podrá auditar si la policía concurre o no ante el hecho”, se aclara.

Necesidad de apoyo

Los empresarios coinciden con Cellino en que propuestas de este tipo pueden tener apoyo del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación que ofrece subsidios para el desarrollo de proyectos. “Se trata de unir, a través del Parque, de aprovechar todos los recursos que ofrece el sistema científico tecnológico para desarrollar el proyecto. Nosotros lo desarrollamos y lo ofrecimos a través del Parque. Existen herramientas, parece interesante que tengan desarrollo local. Santa Fe es una de las ciudades que tiene más investigadores per cápita del país. Santa Fe siempre fue muy fuerte en investigación y ahora lo será en tecnología. Esta sinergia que posibilita el PTLC al unir el sistema científico tecnológico, público y privado puede ser muy interesante y muy positivo para la zona”, coinciden los tres.

Pero, además, Albani advierte que la tecnología puede adaptarse a la manera de ser de los santafesinos “porque conocemos la idiosincrasia; los usos y costumbres”, y se refiere a posibles mejoras en el sistema vigente de estacionamiento medido e, incluso, de control inteligente de tránsito vía la semaforización existente. Otra posibilidad es la instalar paradas inteligentes de colectivos para saber a qué distancia se encuentra el próximo coche de cada línea.

Como se ve, el menú es amplio y apunta, desde la tecnología que desarrollan empresas locales, a darle mayor seguridad al trabajador y al pasajero, y perder el menor tiempo posible en una esquina esperando un colectivo. Parece Santa Fe año verde; sin embargo, el desarrollo está a un costado de la ciudad, entre la Ruta 168 y la laguna Setúbal.
/// EL DATO


Botón de pánico
La idea es dotar a taxistas y remiseros de un botón de pánico que al ser pulsado sea recibido en la propia Municipalidad. Ésta tendría el auto geo-referenciado en pantalla para informar en forma inmediata a la policía.

Fuente: Diario El Litoral

Usuario:

Contraseña: